Las empresas de reformas de fontanería en Gijón realizan trabajos a todas las escalas: cambiar una simple tubería, arreglarla o encargos más importantes en cuartos de baños y cocinas. Es fundamental que un buen fontanero conozca las características de las tuberías de metal.

Las más usadas son las de cobre, un producto que revolucionó al mercado en el siglo XIX y que, un siglo después, se extendió a todas las construcciones, usadas sobre todo tras el año 1950. Este tipo de tuberías se ha usado mayormente para abastecer de agua en muchas oficinas o naves. Cuando fallan tras más de 50 años en muchas casas, ahí están las empresas de reformas de fontanería en Gijón para solucionar cualquier problema. Esta tubería facilita la vida de diversos insectos, además de formar algún mineral, convirtiéndose en un material cada vez menos recomendable. Ahora se usa, sobre todo, para transportar energía.

Existe otro tipo de tuberías: las de acero. Se usan en la construcción de viviendas y locales de comercio, también en otros establecimientos como los hoteles. Sin embargo, suele dar algunos problemas como el acumular minerales. Es un material muy usado para luchar contra los incendios, pero debes tener en cuenta que requiere de un alto mantenimiento. Las tuberías de acero se pueden usar para desaguar agua de una zona o la destinada a limpiar o jardinería, aunque el tiempo de duración de estas tuberías no es el más recomendable.

Por último, y en el caso de las tuberías de acero inoxidable, se usan para el manejo de algunos líquidos o sales, sobre todo en la construcción de determinados equipos subacuáticos. Te presente que, en el caso de las tuberías galvanizadas, son las ideales para que no se oxide el material y para evitar la corrosión.

Desde Arben trabajamos con todos estos tipos tuberías de metal.