Somos una empresa que realizamos reformas de albañileria en Gijón y que tiene como prioridad escuchar al cliente y ofrecerle una atención personalizada.

En el post de hoy te vamos a hablar de una de nuestras especialidades: el alicatado de baños y cocinas. Desde ARBEN  te contamos que es casi más importante la preparación de la pared que la colocación en sí de los azulejos. Existen dos técnicas básicas que te contamos a continuación:

1. Técnica de capa gruesa. Es el método más barato, pero debes saber que a la larga resulta caro, porque el alicatado se deteriora mucho antes, los azulejos se caen y se rompen las esquinas. Consiste en poner mortero, es decir, cemento y arena, sobre el azulejo y se aplica directamente a la pared. El resultado es que su nivelación es mucho más difícil, y casi imposible que la pared quede totalmente recta. Cuanto más grande es el azulejo que coloques, más grande es el hueco que se queda. Además, las cualidades adhesivas del mortero son mucho menores que el cemento-cola, con lo cual la duración del alicatado es más limitada.

2. Técnica de capa fina. En este método el azulejo queda totalmente compacto, sin huecos entre la pared y la baldosa. Su fijación y adherencia es mayor, y suele adoptarse para la colocación de baldosas cerámicas sobre una pared previamente enfoscada y maestreada, es decir, que entre el ladrillo y la baldosa cerámica se aplica una capa de mortero cemento que mediante guías y regles dejan plana la superficie. 

Si no quieres complicarte y conseguir un alicatado perfecto, contrata una empresa de reformas de albañileria en Gijón. Deja el trabajo en manos de profesionales.