Como profesionales dedicados a las reformas de fontanería en Gijón, nos gustaría aprovechar este espacio del blog para echar la vista atrás y hablar acerca del origen de esta profesión.

La fontanería, a diferencia de otros oficios, no se desarrolló en la Antigüedad de la manera en la que la entendemos actualmente. ¿Sabes por qué? En gran parte, se debe a que los hombres de aquellas épocas ni siquiera imaginaban poder tener instalaciones sanitarias y saneamientos o tratamientos para las aguas residuales.

Gracias al ingenio de los romanos, la fontanería, poco a poco, empezó a tener más protagonismo. Los habitantes de aquel imperio construyeron los acueductos, instalaron las cloacas e inventaron también la forma de vaciarlas. Además, fueron realmente innovadores al desviar las aguas de los ríos y llevarlas a las zonas urbanas.

Como empresa con gran experiencia en las reformas de fontanería en Gijón, nos gustaría explicarte que este oficio continuó haciéndose importante, poco a poco, gracias a la edificación de los acueductos. También fue clave la extensión de los baños romanos por las ciudades del Imperio más importantes.

Sin embargo, no fue hasta el final del siglo XIX cuando la fontanería moderna se desarrolló realmente. Para su auge, fue clave que se usaran materiales como el hierro fundido para fabricar tuberías e instalar sistemas de fontanería.

Si estás interesado en que te hagamos un presupuesto, no tardes en contactar con los profesionales de ARBEN, una empresa de referencia. Quedamos a la espera de que nos llames. Estaremos encantados en ayudarte.